Fin del Silencio


Soy un Tarado de otra época y voy a explicar el porqué.

Todavía soy de los que creen en Códigos, jaja, que ingenuo!, cada día que pasa más me demuestra la gente que carece de ellos, y no se como marchan por la vida disfrazando una mentira detrás de una sonrisa complice conflictiva a problemas sencillos que se podrían evitar con un toque de buena voluntad.

Otro de los problemas es que se cuál y el por qué de estas malintencionadas acciones, las personas son descifrables según una cadena de acciones en el tiempo, cuando una relación encadena una década de conocimientos es demasiado verosímil a los ojos concluir que el/la otro/a elige una tangente poco ortodoxa "para y por su bien" de su egoísta necesidad emocional.

Podría... tal vez... callar?, tal vez esté cansado de callar, de omitir un pensamiento directo a la raíz del problema, que la "causa" sea la real culpable y la "consecuencia" que recaiga en aquellos que evitaron una mirada directa sin sentir el libre albedrío de traición. Tal vez soy demasiado directo, o espero demasiado de los demás, según dicen las personas nos abarrotamos con gente parecida a nosotros, pero cuando estas personas dejan de parecerse... que deberíamos hacer?

Soy un fiel regente de lo que digo, pienso y siento. Jamás cambio el guión, creyente de cada palabra que escribo, entonces pienso, cuando la palabra de los demás no vale, se ve envuelta en una insana discordia seguida de la total perdida de confianza entre entes, aquí es donde emerge la palabra "oportunidades", y también la pregunta, "cuantas oportunidades?"

Creo que me canse, desgastado de ser siempre el señalado, al que todos critican y pegan, cuanta verdad hay detrás de todo esto?, si hablara todo se aclararía, pero, jaja, ahí aparecen MIS Códigos, que dilema. Mi mejor arma siempre fue sonreír y a otro tema, hacerme cargo sin necesidad, enfrentar rostros ceñidos y engendrar vulgares motes sobre mi espalda, jamás me queje, siempre dispuesto a ser Cabral, un blanco fácil inmóvil y sobre todo un mudo conspirador.

Hoy dije Basta!, me canse de ser el lobo profanador, el silencioso sepulturero de bambalinas, el idiota, el tonto, el anciano corruptor, el mal ejemplo... Me canse de ser los hombros de los demás, el que sostiene y mantiene unido un círculo imperfecto de mentiras... Me canse de esperar reciprocidad, gestos, fidelidad, confianza y cuanto seudo sinónimo se pueda ocurrir. Hoy dije Basta!

4 Espectros :

Diego Planisich dijo...

Verdad que va quedando poca gente con códigos. Tal vez siempre fueron unos pocos (también como vos me considero gente con códigos).
Siempre es bueno saber cuando decir basta. Buen post Gus, salud.

Diablillo dijo...

Die!
es un tema "jodido", por qué el que hace valer los "Códigos" queda como la mala persona, cualquier se equivoca, pero cuando es con malintención no es un error es Mala Leche, clarito clarito.

Abraxos Die
(pura casualidad justo iba a tu blog)

Diego Planisich dijo...

Verdad lo que decís. Al menos tenemos que hacer valer nuestros propios códigos. Abrazos y bue, en estos días ya empezaré a meterme nuevamente en mi blog. Saludos.

Diablillo dijo...

Es así, hay que hacerse valer, si no, solo somos prostitutas con prontuarios de sanidad !

Si, me dí cuenta que te has tomado unas vacaciones con tu blog, ponete media pila y seguí cultivando Cultura!

Abrax